¿Qué es Feng Shui?

Feng Shui significa viento y agua.

Es una técnica antigua de arte y ciencia China que estudia cómo fluyen las energías a nuestro alrededor.

La base está basada en el sentido común, reglas y fórmulas cuidadosamente estudiadas que nos permiten conocer las condiciones de la casa y el entorno. Cuando sabemos cómo nos afectará la vivienda, podemos proporcionar un equilibrio para beneficiarnos de ella.

Según el filósofo Chino Kuo Po, la energía llamada Qi, fluye con el viento y es capturada por el agua.
Los maestros Chinos aprendieron cómo capturar y controlar la energía para su beneficio.

La base del Feng Shui es vivir y tener su entorno en armonía con la naturaleza y no perturbar su equilibrio. Entonces podemos aprovecharnos de la: salud, prosperidad, éxito, riqueza, armonía y buenas relaciones.

El factor tiempo es imprescindible en un análisis de Feng Shui. Podemos entender el significado si pensamos, por ejemplo, en el edificio “Casa Blanca”. Está en el mismo lugar, contra la misma dirección del viento durante muchos años. Sin embargo, la felicidad de quienes han vivido allí ha sido muy diferente. Algunos Presidentes fueron asesinados, otros vivían con buenas salud etc… Un análisis que no toma en consideración el factor tiempo es incompleto y hasta puede ser perjudicial.

El Feng Shui tradicional tiene en cuenta los cambios en el universo en sus fórmulas e interpretaciones. Es lógico y natural que nadie pueda evitar pasar por cambios a lo largo del tiempo. Todo se desarrolla y por tanto debemos seguir el desarrollo para poder interpretar lo que es más ventajoso para cada periodo de tiempo.

Una buena interpretación del Feng Shui, mostrará cómo debemos decorar y cambiar según lo mejor para el presente y el futuro, es como por ejemplo usar ropa gruesa en invierno y ropa fina en verano.

Una buena interpretación también puede explicar el pasado con la ayuda de las fórmulas. Explica por qué un mismo lugar puede mejorar o empeorar durante diferentes períodos de tiempo.

Deberíamos adaptar las viejas fórmulas a las necesidades actuales ya que en ese momento no habían rascacielos ni coches ni aviones. No sería lógico seguir las reglas estrictas.

Adaptamos los conocimientos sin olvidar los objetivos del Feng Shui. Los habitantes o empleados deben poder beneficiarse de un hogar y/o lugar de trabajo saludable, rico, feliz y armonioso.

Revelando el secreto del cielo